Historia del Grupo

Como principio e introducción deciros que no soy la persona indicada para escribir la historia de este grupo, no porque no la sepa o la haya vivido, sino porque no soy un buen escritor, pero haré todo lo que pueda por dejar constancia del porqué y como se forma este grupo scout, al que nombramos “Loyola”

Todo comienza en Mayo del 93, siendo yo responsable de la Unidad Ranger “Atlanta” del Grupo Scout “Saltés”. Organizamos una olimpiada scout, la primera, a nivel de toda la asociación de Huelva, y el lugar escogido para su celebración fue el colegio Funcadia (perteneciente a la fundación SAFA que regentan los Padres Jesuitas), del cual dicho sea de paso yo fui antiguo alumno.

En las diversas reuniones que mantuve con el director del colegio, pues yo era el coordinador general de la olimpiada, el director me dejó caer la idea de que formásemos un grupo scout en el colegio, yo rehusé esa idea descabellada, aunque me quedé con la copla.

Años más tarde en la primavera del 95, la idea volvió a surgir, pero esta vez en otro circulo de personas. Por aquel entonces yo era animador Ruta con mi amigo Curi del Clan Ruta Seattle. La idea de formar el grupo en el colegio Funcadia volvió a resurgir en el seno del propio Clan Seattle. Algunos como Sergio, un buen clanero, me preguntaba cómo se podría llevar a buen fin esta nueva idea, aunque como veis para mi ya era algo que no me cogía de sorpresa, pues con algunos encuentros que había tenido con el director ya me lo había dejado caer, incluso Antonio Vivas, (sacerdote jesuita, consiliario del Grupo Scout Saltés y ahora superior de la Compañía de Jesús en la provincia de Huelva) ya había apuntado en muchas de mis conversaciones con él, que sería una buena idea. Pasó el tiempo y la fiebre del nuevo grupo se fue diluyendo, aunque como con todo quedó en la cabeza pensante de Curi.

Nos fuimos el clan de campamento a Alemania con un grupo scout Alemán independiente. Venía con nosotros un Jesuita, Joaquín morales s.j. ¡Ring!!, sonó nuevamente lo de formar un nuevo grupo en el colegio Funcadia, Joaquín animaba profundamente a Benito, otro gran clanero, y a Sergio para que fundasen el grupo en el colegio.

Joaquín ese año entraba a formar parte de la pastoral de los colegios de la SAFA, y después de tantos años en el mundo scout, creía profundamente en el método scout, el cual él iba a potenciar para que se creasen grupos scouts en los colegios de la SAFA. Con todo esto, comencé a animarme a formar el nuevo grupo scout en el colegio Funcadia, pero el pelotazo vendría después.

Al regresar de campamento, el cual fue estupendo, tomé la decisión de dejar la rama ruta. Decisión que tomé gracias a una buena noticia que me había comentado mi amigo Curi, La noticia no era ni más no otra que Antonio Marín s.j. lo habían trasladado a Huelva a trabajar en el colegio Funcadia. Ahora era el momento de montar el nuevo grupo scout en mi viejo colegio.

El resto del Verano lo pasé hablando con Curi, Benito y Sergio. De cómo formar el nuevo grupo y con qué gente contaríamos.

Curi y yo hablamos personalmente con Antonio Marín, el cual no venía muy convencido a Huelva, lo que le hizo ser retraído en la idea de formar el nuevo grupo.

Curi y yo seguíamos pensando en montar el nuevo grupo, y ese entusiasmo se lo transmitíamos a Sergio y Benito. Por aquél entonces metimos en el carro a Diana, otra Clanera.

Como no… algo tenía que ocurrir mal. Antonio Vivas s.j. no dio su visto bueno al proyecto, y todo al garete. Benito entró a formar parte del Kraal de la unidad Ranger “Fenix”, Sergio de la Manada “Lobo aullador”, Curi quedó en Rutas y yo de Akela de la manada “Flor Roja” , todas del grupo scout “Saltés”.

No transcurrió mucho tiempo cuando Antonio Vivas cambió de opinión y me invitó a que fuese yo el promotor del nuevo grupo scout, a lo que contesté que me llevaba a Sergio y Benito, a lo que puso muchas trabas. Pero al comentárselo a ellos, ni se lo pensaron, enseguida se montaron en el carro del nuevo grupo. Hablamos con Diana y se metió de cabeza.

En Noviembre del 95, dejé el Grupo “Saltés” y me dediqué a perfilar lo que sería el proyecto del nuevo grupo scout. Tras muchas conversaciones de pasillo entre los futuros responsables, Curi y Antonio Marín, hicimos nuestro primer kraal de responsables, al cual se unió Raul. Decidimos quien iba a estar en cada unidad y cuestiones generales del grupo. Se presentó al Director del Colegio el proyecto del nuevo grupo, y fue aceptado sin objeciones.

En diciembre, cuatro días de las navidades, nos fuimos de convivencia a Málaga con Antonio Marín, con las consiguientes objeciones de Antonio Vivas. La convivencia fue muy positiva para todos los integrantes del futuro grupo scout. En un lugar llamado “la cueva del Gato” nació nuestro grupo scout. Allí lo bautizamos como “GRUPO SCOUT LOYOLA” .

El nombre al fundador de la compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola, pues creo que a todos los integrantes del nuevo grupo scout, los jesuitas han marcado nuestras vidas hacia el servicio, y como no pensar en “San Ignacio”.

Después de muchas reuniones y coca-colas alrededor de una mesa, el grupo comenzó a funcionar en Enero de 1.996.

Comenzamos con una reunión de captación de chicos, posteriormente con una reunión con los futuros guías de patrulla y finalmente comenzamos nuestras reuniones con los chicos sábado tras sábado de 11 a 1 de la tarde.

Nuestras primeras reuniones las hacíamos en los pasillos del colegio, en el salón de actos, en los aparcamientos, etc…

Los responsables nos reuníamos todos los miércoles, y programábamos sentados en las escaleras del colegio.

Más tarde entraron nuevos responsables: Noelia como Bagueera, luego Juani como Kaa, y finalmente Flor y Mª Jose en la Unidad Ranger.

Tuvimos nuestra primera salida de 1 día en la Finca del Sordo (Bonares, Huelva), pasado un tiempo hicimos la de dos días, , en Santa Catalina. Fue maravilloso, hicimos construcciones, montamos una tirolina y un rappel gracias a la ayuda de un amigo de Málaga de Antonio Marín s.j.. Comenzamos apostando fuerte, todo iba sobre ruedas.

Luego fuimos al San Jorge’96. Apoteósico, nuestro grupo era la admiración del resto. Todos los responsables estábamos orgullosísimos. Con expectación fuimos viendo como construían nuestro local scout. El día que nos dieron la llave fue una fiesta. Comenzamos con los Rangers a decorarlo.

Compramos nuestras primeras tiendas, unas iglúes de 6 plazas.

Se formalizaba un estupendo comité de padres, un kraal maravilloso, las primeras promesas de patrulla, etc….

Y esto es todo hasta el momento que nos encontramos con la sala casi terminada de decorar, con algunos materiales, nuestras banderas, el ordenador que nos regaló Curi, nuestro propio libro de “escultismo para muchachos”, el primer libro del grupo, y muchísimas cosas más.

Sobre todo lo que tenemos, como desde el principio, es muchísima ilusión y ganas de estar siempre listo para servir.

Huelva a 06/05/96

Manuel Antonio Conde del Río.

(Narración integra que se encuentra originalmente en el primer libro de Oro del Grupo)